El año 2019 se nos apretó el corazón con fuerza y se nos fue imposible ser indiferente a lo que está pasando en nuestro país.

Después de mucho pensarlo, hoy quiero contarles sobre cómo el arte, y específicamente el bordado han servido como una forma de manifestarse y expresarse.

En 1974, después del golpe de estado se crearon los primeros talleres de arpilleras, inicialmente bajo el alero de la Iglesia Católica y el Comité Pro Paz, y en búsqueda de ayudar a las mujeres familiares de detenidos desaparecidos, y con objetos de apalear, de alguna forma, el catastrófico daño psicológico y económico de lo que vivían. Inicialmente con el objetivo de enseñarles a bordar y luego poder vender sus bordados, sin embargo se terminó convirtiendo en una manera de manifestación ante los hechos que vivían. Se juntaban en diferentes poblaciones en Puente Alto, Peñalolen, La Pincoya, usaban los materiales que tuvieran, y si no tenían, usaban deshechos, reciclaje de telas o lo que pillaran, trabajaban de noche, escondidas, sin decirle a nadie, cuando los terminaban, los escondían. El hambre, la muerte, la lucha, la incertidumbre y la injusticia social quedaba plasmada en las obras de las arpilleras, hablaban de “vaciar su angustia” sobre estas telas.

Ellas eran mujeres anónimas, para protegerse contra la persecución del régimen, los llamaban “los tapices de la difamación”. Poco a poco las obras se fueron vendiendo y exponiendo en el extranjero (en Chile nadie se atrevía a contactarse con ellas y no las podían mostrar) como un verdadero testimonio de lo que ocurría en el país, a pesar de que su salida del país no era fácil.

Hoy en día las arpilleras son consideradas Tesoros Humanos Vivos, y han sido parte de exposiciones en inicialmente en Estados Unidos, Europa y hoy también en Chile. Las mujeres arpilleristas, que son verdaderas historiadoras populares, han realizado talleres gratuitos en el Museo de la Memoria enseñando la técnica que utilizaban y aún dan talleres en sus poblaciones a otras mujeres en donde las ayudan a plasmar su historia sobre la tela.

#DignidadHechaAMano

Información acerca de nuestros despachos

Estamos despachando con normalidad, pero según la contigencia, los tiempos de despacho pueden variar

Dentro de la RM los despachos están tomando entre 3 y 5 días hábiles.

Los despachos a regiones se realizan a través de Starken, por lo que no comprometemos tiempos de llegada.

Gracias por su comprensión!